Situaciones especiales

II Jornadas Internacionales sobre Cuidado de Prematuros

Posted by on Nov 22, 2010 in Noticias, Situaciones especiales | 7 comments

II Jornadas Internacionales sobre Cuidado de Prematuros

Fuente: Europapress El ‘método canguro’ reduce el dolor de la punción en los bebés prematuros, según expertos Colocar al bebé en el pecho de la madre ayuda también a regular su temperatura y a mejorar la lactancia materna MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) – El ‘método canguro‘ o contacto piel con piel ha demostrado “grandes beneficios” analgésicos en los bebés prematuros que requieren pasar un tiempo en la incubadora, reduciendo el dolor para el niño en la punción, facilitando una mayor producción de leche por parte de la madre y ayudando al proceso de vinculación entre la madre y el niño. Así lo han constatado los especialistas reunidos en las II Jornadas Internacionales sobre los Cuidado Centrados en el Desarrollo (CCD), celebradas en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, en las que se han puesto de relieve las técnicas más novedosas para reducir el gran impacto ambiental que sufren los niños prematuros cuando pasan del medio intrauterino a la incubadora. En este sentido, el ‘método canguro‘ promueve el contacto directo entre la madre y el niño colocando al bebé en el pecho de la madre (como si fuera un pequeño canguro), una postura que ayuda al bebé a regular su temperatura, favorece el ritmo cardíaco, reduce el estrés y favorece la lactancia materna, muy importante para el desarrollo mental del prematuro. Un 8,2 por ciento de los nacimientos que se producen en España son prematuros, es decir, más de 34.000 bebés nacen antes de llegar a la semana 37 de gestación. Durante los últimos años, se ha ido extendiendo la necesidad de aplicar una serie de cuidados específicos a los bebés prematuros para reducir el estrés que supone estar durante grandes periodos en la Unidad Neonatal, comentan los organizadores de la jornada. Así, los CDC también promueven la reducción de las luces de la unidad y su proyección directa sobre el prematuro, la reducción de los ruidos, favorecer el descanso de los niños, intentar evitar el dolor y, sobre todo, fomentar el “contacto máximo” entre los padres y sus hijos. UN PROYECTO PARA “HUMANIZAR” LOS HOSPITALES Para ello, hace dos años se creó el ‘Proyecto Hera’, una estrategia de trabajo multidisciplinar orientado a “humanizar” las unidades neonatales, en la que participan más de 60 hospitales de toda España. Los doctores Josep Perapoch y Carmen Pallás, neonatólogos del hospital Vall d’Hebrón de Barcelona y 12 de octubre de Madrid, respectivamente, y miembros del comité científico de las jornadas explican que “los CCD y el método canguro son instrumentos que nos ayudan a los profesionales de la Neonatología a hacer más humano nuestro trabajo”. “Luchamos día a día para sacar adelante a esos pequeños bebés –aseguran– pero no de cualquier forma, queremos involucrar a los padres en ese cuidado. Un bebé, si siente el pecho de su madre, sufre menos cuando hay que hacerle pruebas y la madre se siente más unida a su bebé y más preparada para cuidarlo en el momento que se vaya a...

Read More

Portabebés y Adopción- Ingrid van den Peereboom

Posted by on Ago 22, 2009 in Situaciones especiales | 4 comments

Portabebés y Adopción- Ingrid van den Peereboom

Extraído del libro  « Peau à peau, technique et pratique du portage », de Ingrid van den Peereboom, éditions Jouvence. Traducción y fotos de Red Canguro. Del placer y de la paz El bebé crea un vínculo con sus padres a través del tacto, el primero de los sentidos que llega a su madurez en el útero de la madre, pero también a través de la mirada y de los demás sentidos. Observemos ahora algunas situaciones que ilustran perfectamente la riqueza que nos ofrece el llevar a los bebés, además de sus ventajas prácticas. Portabebés y adopción En el marco de una adopción, el ser llevado cuerpo a cuerpo constituye para el niño y sus padres la ocasión de crear los vínculos  fundamentales para el futuro de su relación, de descubrir en sí mismos el instinto materno o paterno y segregar oxitocina, la hormona del amor. Pero en Occidente, la relación madre-hijo no la simboliza el portabebés. Al contrario, se acompaña de una gran cantidad de instrumentos de puericultura con, en cabeza, el imponente, el majestuoso, el ineludible carrito. Su lugar es tan importante en las referencias colectivas europeas que pocas personas pueden concebir esta relación parental sin la correspondiente panoplia o colección de accesorios. Y sin embargo, estos utensilios provocan y mantienen la separación de forma insidiosa. A largo plazo, es fundamental que el niño y los padres estén unidos por un fuerte vínculo. Es necesario fomentar a toda costa esta relación vital. Una de las primeras maneras de conseguirlo es la proximidad padres-hijo o hija. Vidal Starr Clay se interesó por las interacciones táctiles madre-hijo en los Estados Unidos: “La cuestión es saber si la cantidad y las formas de estimulación táctil y de contactos que las madres americanas ofrecen a sus bebés y a sus hijos más mayores se corresponden con sus necesidades fisiológicas y emocionales”. “Debemos responder negativamente…” Clay ha constatado en varias ocasiones que los contactos táctiles entre la madre y el hijo de baja edad (antes de la adquisición del habla) revelan a menudo la necesidad de darle cuidados y una educación,  más que simplemente expresarle amor y afección. Las prácticas impersonales de educación de los hijos que durante largo tiempo han estado de moda en los Estados Unidos implican una ruptura precoz de los vínculos madre-hijo y la separación de la madre y del niño por biberones, ropa, mantas o arrullos, carricoches, cunas y otros objetos materiales”. Cualquiera que sea el nacimiento y la historia de un niño, no es suficiente con ocuparse de él de un modo distante para que se tejan los lazos más íntimos. El tipo de relación es determinante para el vínculo en formación. El contacto en movimiento y las numerosas sensaciones que le permiten realizar intercambios favorecen la relajación, la curación, el alivio de las tensiones ligadas tanto a la historia del niño como a la de los padres infértiles. Llevar en portabebés es una práctica que favorece los vínculos padre-hijo y el apego del niño por las personas que lo aman y a las que él ama, mejor que por objetos de su entorno. La colaboración con un organismo belga de ayuda a la adopción nos ha permitido medir de cierta manera la importancia del capazo o del carricoche para los nuevos padres. Después de haber sido privados del embarazo, y tras el reencuentro con el bebé, pasan por la utilización del carrito, símbolo de la expresión de la maternidad anclada en Occidente desde hace un buen siglo. En vista del reencuentro con su hijo adoptado, los padres invierten, pues, en un increíble carrito. Este niño...

Read More

¿Cómo llegué a ser mamá canguro?, por Cristina: “el fular evitó ponerle un arnés para la displasia de cadera”

Posted by on Jun 16, 2009 in Situaciones especiales, Vivencias | 23 comments

¿Cómo llegué a ser mamá canguro?, por Cristina: “el fular evitó ponerle un arnés para la displasia de cadera”

Cristina, Menorca (Baleares) Con un día de vida a mi hija le detectaron luxación en la pierna derecha y displasia de caderas. Y es que estuvo más de la mitad del embarazo con una pierna encima de la cabecita. El traumatólogo que vino a darnos la noticia nos aseguró que se iba a corregir solo y que no teníamos que preocuparnos ni hacer nada en especial. Al cabo de un mes volvimos a escuchar la misma cantinela, que la nena seguía teniendo displasia, pero que no teníamos que preocuparnos y que no había nada que pudiéramos hacer. Y fue lo mismo que nos repitieron en todas las revisiones que siguieron a ésta. Pero yo notaba que Inés no mejoraba y me sentía inútil y perdida, y siempre que preguntaba a los médicos si yo podía hacer algo me encontraba con una negativa. Y llegó la revisión de los seis meses. Y de repente empezaron a hablarnos de colocarle un arnés. Mi primera reacción fue preguntar si no se podría haber hecho algo antes y no obtuve ninguna respuesta satisfactoria. Salí de la consulta con la moral por los suelos y el corazón encogido. Nos dieron de plazo dos meses más para ver si mejoraba y, si no, le colocarían un arnés las veinticuatro horas. Pero a mí se me removió algo por dentro. Estaba desesperada por ayudar a mi niña, por hacer algo por ella… Empecé a buscar información más precisa sobre la displasia en Internet. Recuerdo que lloré cuando encontré fotos de los arneses pensando que a mi hija seguramente tendríamos que colocarle uno. Y entonces fue cuando me acordé del reciente afán de una amiga (gracias, Raquel, sabes que nunca tendré con qué pagarte esto) por los portabebés. Empecé a profundizar en el tema, a preguntar y, para alegría mía, ¡a encontrar respuestas! Entré en la página de redcanguro y para mí fue como la puerta al paraíso. ¡Ahí estaba la respuesta que yo había estado buscando! En poco tiempo lo tuve claro, ¡iba a convertirme en una mamá canguro! Los miedos que me asaltaron fueron muchos, supongo que los de todas las principiantes: ¿Sabré ponerme el fular y hacer bien los nudos? ¿Le gustará a mi hija, que está acostumbrada al carrito? Y, mi mayor miedo, ¿servirá de algo ahora, tan tarde y con menos de dos meses para la revisión? El fular me llegó a mediados de marzo y mis dudas se disiparon. Me apañé con los anudados y a mi hija le encantó ir pegadita conmigo a todas partes (y a mí ir con ella). Eso sí, recomiendo a las mamás empezar antes que yo, si es posible, y más progresivamente, porque, al hacerlo tan intensivo, me sobrecargué un poco. ¡Aunque con un masajito me arreglaron sin problemas! El mes y medio pasó volando. Sin darnos cuenta llegó el temido día de la revisión de los 8 meses. Si he de ser sincera, entré en la consulta convencida de salir de allí con el arnés recetado. Pero, para sorpresa mía (y del médico), el grado de displasia había bajado en ambos lados. De casi 30 en izquierda y derecha, a 25 y 27 respectivamente. Así que nos dijeron que no era necesario ponerle el arnés. El doctor al principio me dijo que la niña había mejorado “espontáneamente”, pero al enseñarle el fular y preguntarle, tuvo que reconocer que seguramente había influido positivamente, porque la postura (hablamos siempre de anudados en los que el bebé tenga las piernas en posición ranita) imita lo que haría un arnés. Así que yo, personalmente, estoy convencida de que...

Read More

Derechos del Nacimiento

Posted by on Jun 4, 2009 in Derechos, Situaciones especiales, Vivencias | 5 comments

Derechos del Nacimiento

El dí­a 7 de Junio ha sido declarado por la Plataforma pro Derechos del Nacimiento y propuesto a la O.M.S. como “Dí­a Mundial de los Derechos del Nacimiento”. Red Canguro quiere sumarse a la iniciativa de la Plataforma pro Derechos del Nacimiento, ya que estos derechos están muy relacionados con el concepto de “Crianza en Brazos” que desde nuestra Asociación defendemos. Aunque somos una asociación que fomenta el uso de portabebés, pensamos que el primer portabebés y el portabebés por excelencia es el cuerpo de la madre, por lo cual debemos procurar que el bebé disfrute de ese lugar único todo el tiempo que necesite. Fomentando el cumplimiento de estos derechos se hacen veraces las palabras de nuestro eslogan: “Bebés en brazos, bebés felices”. 10 Derechos del Nacimiento Cómo nace y es recibido tu bebé es importante para su vida y la tuya. Infórmate y decide. Derechos del Nacimiento * Primero: El bebé tiene derecho al reconocimiento de su capacidad fí­sica y emocional, en su vida intrauterina y extrauterina y, especialmente, durante el tránsito entre ambas. * Segundo: El bebé intraútero tiene derecho a que el bienestar emocional de su madre no sea alterado por un exceso y abuso de controles durante la gestación. (1) * Tercero: El bebé y su madre tienen derecho a que se respeten el momento, ritmo, ambiente y compañí­a en el parto-nacimiento y a que el mismo transcurra de forma fisiológica. Un bebé y madre sanos tienen derecho a no ser tratados como enfermos. (2) * Cuarto: El bebé y su madre tienen derecho a intimidad y respeto antes, durante y después del nacimiento-parto. (3) * Quinto: El bebé y su madre tienen derecho a permanecer juntos en las horas y dí­as siguientes al nacimiento. Ninguna exploración ni estancia hospitalaria justifica la separación de ambos. (4) * Sexto: El bebé tiene derecho a disfrutar de lactancia materna a demanda, al menos, durante el primer año. A que durante su estancia en hospital se respeten los “10 pasos para una lactancia feliz” establecidos por UNICEF y la OMS y recomendados por la Asociación Española de Pediatrí­a. (5) * Séptimo: El bebé tiene derecho a ser atendido personalmente por su madre, como mí­nimo, durante el primer año. La madre tiene derecho a disfrutar del contacto í­ntimo con su bebé cuanto crea necesario. * Octavo: El bebé prematuro tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre hasta que adquiera el peso y las condiciones optimas de salud. Ninguna unidad de neonatologí­a es más saludable para el bebé que la piel materna. (6) * Noveno: El bebé tiene derecho a permanecer pegado al cuerpo de su madre durante los primeros meses de vida extrauterina. El contacto cuerpo a cuerpo es vital para instaurar en el la seguridad y la confianza. * Décimo: El bebé tiene derecho a que sean sus padres quienes personalmente tomen las decisiones y quienes para ello busquen la información relacionada con su bienestar. (4) Los siguientes testimonios de miembros de la Red Canguro pueden dar una idea de cómo el respeto de estos derechos y el contacto estrecho pueden ser de gran importancia para los bebés, sus madres y padres y la creación del ví­nculo: Testimonio de Mónica, mamá de una cangurita de un año: Luego de mi cesárea de emergencia, a los 3 dí­as me dieron de alta y me fui a mi casa, sola, es decir, sin mi hijo (él se quedó en la incubadora). Pero después de dos horas de estar en casa y estar llorando como loquita, me tuvieron que regresar de emergencia, por un cuadro febril… Bueno,...

Read More

¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Mónica Zambrano: “la experiencia más increíble de toda mi vida”

Posted by on May 9, 2009 in Situaciones especiales, Vivencias | 9 comments

¿Cómo llegué a ser Mamá Canguro? Por Mónica Zambrano: “la experiencia más increíble de toda mi vida”

Mónica Z., Lima (Perú) Cuando me enteré que había quedado embarazada sentí muchísima alegría, pero también preocupación por mi historial médico (varios miomas uterinos, el más grande como de 10 cm). Mi ginecólogo me dijo desde el comienzo que mi embarazo no seria fácil, pero que con cuidado lo lograría. A los 3 meses, presenté un pequeño desprendimiento de placenta, por lo que estuve en cama casi 23 días y a los 5 meses tuve que pedir la baja médica en mi trabajo porque estaba con contracciones y así aguanté hasta los 7 meses. Desde el quinto mes empecé a buscar portabebés tipo fular por aquí en Lima pero no los conseguí…. A los 7 meses, por una hemorragia fuerte, me tuvieron que hacer una cesárea de emergencia. El 30 de mayo el 2008 nació mi hijo. Era chiquito y flaquito, la verdad, no era como yo me lo imaginaba, ya saben, más gordito, etc. Cuando me dieron de alta, volví a buscar los portabebés porque necesariamente tenía que hacer el método de mamá-canguro en la clínica. La verdad, es la experiencia más increíble de toda mi vida… el llevar a mi bebé tan cerquita, como en la panza, y a la vez poder verlo, olerlo… Pero tenía  miedo de que se me fuera a caer… Como yo soy diseñadora de modas y sabía dónde podría conseguir las telas necesarias, fui a buscarlas y conseguí  hacerme mi  fular elástico. Navegando en Internet encontré las medidas necesarias para hacerlo y nos sirvió de mucha ayuda. Mi hijo ya cumplió 8 meses y aún no sé lo que es tenerlo en un cochecito. Siempre que salgo, lo llevo en mi portabebé y estoy feliz. Ahora estoy usando el  mei tai; es muy fresco para el verano, muy  práctico para colocarlo y sobre todo, se ve super mono… Probarlos en mí misma me animó a querer hacerlos yo con los bordados y telas típicos de mi país… de hecho tengo una web en proyecto. Al estar bastante tiempo en contacto con las enfermeras de Neonatologia, les empecé a pasar la información sobre los beneficios de usar los portabebés. Ahora ellas les hablan a las mamás de bebés prematuros de mí, para que les enseñe los portabebés y para conversar y orientarlas con respecto a los cuidados de los bebés prematuros…. La verdad es que nunca me imaginé que al tener a mi bebé, mi vida cambiaría tanto, sobre todo, con respecto a mi visión laboral. Me animé a orientar mi profesión hacia los bebés. Ahora estoy sacando una pequeña línea de ropita para bebés prematuros, también hago las bolsitas de dormir, ya que ellos necesitan mucho calor… Incluso el nombre de mis creaciones salió de mi hijo: mi Al.Ma por que mi hijo se llama Alejandro Mateo. La información que Red Canguro brinda la reparto e invito a las mamás a que entren a su pagina, para que se informen más sobre todos los temas que ustedes tratan. Mil gracias por todo ese apoyo que brindan y por existir…...

Read More

Reflujo Infantil y Portabebés: Una Coexistencia Feliz

Posted by on May 1, 2009 in Situaciones especiales | 4 comments

Reflujo Infantil y Portabebés: Una Coexistencia Feliz

Por Laura Heller, M.Ed. Miami, Florida Mi nombre es Laura, y encontré mi camino hacia el mundo de los portabebés porque mi bebé nació con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) también conocida como reflujo infantil. Jonah estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales al nacer(UCI). Cuando se lo llevaron a la enfermería recién nacido para observación, se puso azul. Tuvo lo que se llaman episodios de apnea, lo que significa que dejaba de respirar. Después de hacer algunas pruebas, los doctores le diagnosticaron reflujo infantil severo. El ácido subió tan alto en su esófago, que sus pulmones se cerraron para protegerse a sí mismos. Jonah fue enviado a casa con un aparato que monitorizaba su apnea y bradicardia (desaceleración del latido del corazón). Los padres de niños con ERGE se preguntan, ¿por qué mi bebé tiene reflujo? En el caso de mi hijo, no estaba en absoluto relacionado con lo que comía puesto que tuvo estos episodios justo después de nacer. En Jonah se trataba de un esfínter esofágico inferior inmaduro. Simplemente nació con ello. Para otros, puede venir de intolerancia o alergia a la proteína de la leche o de la soja. Las intolerancias severas a las proteínas y las alergias, pueden derivar en desórdenes eosinofílicos. También están aquellos bebés que tienen reflujo porque han nacido con estenosis hipertrófica pilórica (cuando los músculos del píloro, la parte inferior del estómago que va hacia el intestino delgado, se hipertrofian e impiden que la comida salga del estómago) o hernia hiatal (cuando una parte del estómago penetra en el tórax a través de una apertura en el diafragma). Cuidar de un niño con reflujo es todo un reto. El reflujo causa dolor, porque el ácido del estómago está constantemente ascendiendo hacia el esófago e irritándolo. Hay dos tipos de reflujo. Reflujo silencioso y reflujo regular. Reflujo silencioso es lo que tenía Jonah. Es cuando el ácido circula arriba y abajo por el esófago, causando una doble quemazón. Reflujo regular es cuando el ácido viaja hacia arriba por el esófago y el bebé lo expulsa. El reflujo silencioso muchas veces no se diagnostica porque existe una percepción falsa, muy común, de que un bebé tiene que vomitar para ser diagnosticado como reflujo. Otra percepción falsa muy común es que un bebé tiene que perder peso (por vomitar) para que sea diagnosticado como reflujo. Muchos bebés de hecho ganan peso muy bien, porque encuentran un consuelo en comer. Jonah era un buen comedor y nunca tuvo problemas para ganar peso. Estaba en un punto muerto cuidando de Jonah, mi pobre bebé que estaba aullando y chillando de dolor, cuando mi hermana me prestó su bandolera de anillas (era una bandolera comercial acolchada). Aunque que no tuve dificultad para conseguir la posición de cuna, no supe cómo usarla de otro modo. (Más tarde averigüé que las bandoleras comerciales son a menudo demasiado grandes para el portador y esto, combinado con el hecho de tener la bolsa cerrada y no una cola ajustable, hacía que el ajuste fuera muy dificultoso para mi). Me metí en internet y navegué hacia un fantástico mundo de portabebés. Por aquel tiempo encontré una alucinante comunidad online sobre el reflujo infantil. Investigué todo lo que pude para ser una defensora de mi pobre bebé, que seguía aullando y chillando. Hay medicamentos que ayudan con el ERGE, pero puede llevar un montón de ensayo y error hasta encontrar la combinación y dosis correctas. Pronto me convertí en una prolífica forera y empecé a propagar la alegría y comodidad de usar los portabebés entre mis compañeros de foro. Ayudé a...

Read More