Vivencias

Lucimos papás canguro

Posted by on Mar 18, 2013 in Curiosidades, Vivencias | 0 comments

Lucimos papás canguro

Hace unos días les pedimos fotos de padres canguros, con frases que muestren o expresen el espíritu de la foto.  Nos han llegado un montón de fotos (¡y el trabajo que nos dieron!), pero ha quedado un álbum divino.  Los invitamos a pasar y mirarlo, deslumbrarnos con tanto amor, tantos brazos, tanto cariño y tanta comunicación.  Porque el porteo no es solo cosa de mujeres, y a las pruebas nos remitimos. Recuerden comentar en cada foto (no alcanza con darle «Me gusta») que les gusta o les hace ilusión.  Entre las 10 fotos con más comentarios, los socios de Red Canguro eligirán al Arturo Papá Canguro 2013.  Todas las fotos participarán de un sorteo de productos Red Canguro.  Les pedimos encarecidamente, sí, que si desean compartir su foto, no lo hagan en forma individual, compartan el álbum entero, así se aprecia el espíritu del concurso, que en definitiva, es compartir el amor de llevar a nuestros hijos en brazos. Para ver el álbum completo, lo pueden hacer aquí    ...

Read More

Finaliza el concurso de carnaval y aquí la foto ganadora

Posted by on Mar 8, 2013 in Curiosidades, Vivencias | 0 comments

Finaliza el concurso de carnaval y aquí la foto ganadora

Damos por finalizado hoy el concurso de Carnaval 2013. Les agradecemos de corazón a todos los que han participado, compartiendo con nosotros un momentito de su vida ¡Muchas gracias!  No nos cansaremos de agradecer a todas las familias que hacen todos los días de la crianza en brazos una realidad… muchas gracias a todas las familias que nos han regalado un poquito de sí y han compartido sus BELLAS fotos de carnaval. Nos hubiera gustado que ganaran todas, pero los animamos a que sigan caminando junto a nosotros, participando y siendo parte de esta gran familia. Porque bebés en brazos, bebés felices! Los ganadores se han hecho acreedores de un lote de productos Red Canguro.  Pueden ver todas las fotos participantes...

Read More

Cangureando en carnaval… ¿nos muestran sus disfraces?

Posted by on Feb 8, 2013 in Curiosidades, Vivencias | 0 comments

Cangureando en carnaval… ¿nos muestran sus disfraces?

Un año más Red Canguro quiere festejar el Carnaval con un concurso de disfraces y para ello buscamos fotos de peques disfrazados porteados de forma ergonómica. ¡Seguro que alguna tienes para compartir! Envía tu foto fotosredcanguro@gmail.com ni bien puedas, recordando enviar también la autorización correspondiente, y tu foto entrará a formar parte del álbum del concurso que publicaremos en FaceBook. Las fotos con más «me gusta» ganará un lote de productos de Red Canguro.  Las fotos pueden ser enviadas hasta el 21 de febrero, y hasta el 28 se podrá votar la foto que más te gusta. Disfruten de este carnaval, saquen muchas fotos y a compartir, fotos, color y...

Read More

Portear, una tradición

Posted by on Oct 12, 2012 in Textos, Uncategorized, Vivencias | 2 comments

Portear, una tradición

Leyendo a Isabel Fernández del Castillo en su libro “La revolución del nacimiento”, me queda resonando una frase tan sencilla pero que sentí muy cierta; habla de que aprendemos a amamantar amamantando. Como que la mujer sabe amamantar porque a su vez fue amamantada, porque esa experiencia, ese conocimiento que adquirimos desde los sentidos en nuestro momento más perceptivo de la vida nos marca, la experiencia de ser amamantados nos marca, nos queda impregnada en la memoria. Esto no quiere decir que la mujer que no fue amamantada no pueda amamantar, pero lo que yo entiendo, es que si fuimos amamantadas, tenemos algunos puntos a favor en cuanto a una lactancia exitosa. Siento lo mismo con el porteo. Se suele pensar al porteo como algo fácil, porque es lo natural, porque es lo que debería ser, porque está lleno de beneficios, ¿a qué bebé no le gusta estar a upa? ¿No es la naturaleza la que dicta la necesidad del contacto corporal entre bebé y mamá? Esas son las razones biológicas, las que dictan la necesidad de contacto entre bebé y mamá, pero el porteo también está sumamente atravesado por la cultura. ¿Fuimos porteadas? ¿nos dejaron largas horas en nuestra cuna o cochecito? ¿fuimos sostenidas? ¿vemos bebés porteados con frecuencia? ¿jugábamos de niñas a llevar a nuestros bebés a upa, o los paseábamos en carritos? ¿alguien más carga así a sus bebés en mi entorno? Supongo que estas preguntas no se las hacen las mujeres del altiplano boliviano o de la sabana africana, agarran su aguayo o su bambará y listo, ya lo saben, nadie se los enseña, no les hablan de los beneficios del porteo ni de la posición correcta, no se lo cuestionan ni se las cuestiona, pero nosotras, mujeres de ciudad, alejadas de nuestro ser natural desde tiempos remotos, tenemos todo un camino por recorrer. Portear es natural, pero no siempre es fácil. O no son fáciles sus comienzos. Primero hacerse del portabebé correcto. Se suele pensar que cualquier pedazo de tela sirve, un simple pedazo de tela. Sí, es así. Es así si estás convencida de que ese pedazo de tela te va a servir, o si dentro de tu contexto hay gente que portea con un pedazo de tela. La mujer africana no va a pensar que su pedazo de tela, su bambará, no sirve, porque a ella y al porteo que ella practica, les es funcional, les es útil, el bambará forma parte de su cultura. La mujer del altiplano no va a pensar que el aguayo que ella misma usó toda su vida es incómodo, porque en definitiva para ella no lo es, pero si nosotras empezamos con un aguayo… bueno, podemos tener suerte como no. Porque además, los portabebés tradicionales están diseñado para una situación de porteo determinada, un tipo de porteo determinado (en el caso del aguayo, muchas veces a la espalda y en posición cuna), acompañan a las actividades que la mujer realiza (trabajar la tierra, cargar materiales, recorrer grandes distancias, transportar otras cosas, además de a su bebé, etc.), están diseñados para un clima determinado, están construídos con los materiales del lugar. Así que para mí lo primero es encontrar el portabebé correcto, sea bambará, aguayo, pedazo de tela, fular o mei tai. Así y todo, va a tocar practicar, hasta que madre y bebé estén cómodos. Esta práctica no se termina en un día o dos, sino que el porteo es dinámico, y lo que hoy nos resulta puede que mañana no. En el transcurso de la práctica, puede que tu bebé llore muchas veces, o se...

Read More

Día Mundial del Sueño Feliz: durmiendo juntos es mejor

Posted by on Jun 29, 2012 in Textos, Vídeos, Vivencias | 3 comments

Día Mundial del Sueño Feliz: durmiendo juntos es mejor

El 29 de junio se celebra el Día Mundial del Sueño Feliz para reivindicar el sueño feliz y respetado de los bebés, niñas y niños, y rechazar los «métodos para dormir» conductistas que obvian las necesidades de los bebés. #desmontandoaEstivill Artículo de Irene Pe para Red Canguro. El sueño de los bebés es una de las situaciones que nos plantea la maternidad que más desvela a los padres.Cuando un bebé llega a la familia, las preguntas clásicas son “¿Es buenito?”, “¿Se porta bien?”, “¿Se prendió bien a la teta?”, “¿Duerme bien y te deja dormir?”. Hacer dormir a un bebé es uno de los objetivos que los padres perseguimos en pos de hacer nuestra vida lo más “normal” posible (entendiéndose como “normal” a nuestra vida pasada, o sea, de padres sin hijos).     La realidad es que un buen dormir y descansar es tan necesario en la vida como el aire que respiramos.  Una de las cosas que suelen pasar es que muchas veces, los bebés se duermen a upa,  meciéndolos o tomando la teta.  Ahí sonreímos felices.  Pero en el momento en que nos disponemos a dejarlo en su cuna para, o bien dormir nosotros, o bien hacer “algo” de nuestra vida (cepillarnos los dientes, leer el diario, desayunar, lavar los platos de la noche, por ejemplo), ahí va nuestro pequeño angelito, ¡y se despierta! ¿Pero cómo, no se había quedado profundamente dormido? Bueno, si tu hijo/a hace eso, despertarse al sentir el contacto con el frío que da el no sentir tu cuerpo o con la soledad de la cuna, tienes un bebé inteligente.  Un bebé que sabe instintivamente que si está cerca de mamá tiene asegurado el calor necesario, el alimento perfecto, el estímulo justo, el contacto corporal placentero.  Tu bebé sabe que todo lo que necesita en ésta, su pequeña vida, es su mamá.  Tu bebé está sano. Por suerte para nosotras, que aún entendiendo todo esto, necesitamos cepillarnos los dientes, leer el diario, desayunar o lavar los platos de la noche, por ejemplo, existen los portabebés ergonómicos.  Yo creo, en mi modesta experiencia, que un buen portabebé, pañales y algo de ropita, es todo lo que un recién nacido necesita para asegurarse una existencia placentera.  Y los portabebés ergonómicos nos ayudan a hacer muchas de las cosas que necesitamos hacer en la vida diaria, mientras nuestros hijos duermen plácidamente… cerca de nosotros. Es muy común que nos coloquemos al niño en el portabebés, y si está a gusto y no tiene hambre y está limpio, con el movimiento natural que da el caminar de la mamá (que le recuerda al movimiento que sentía estando en el útero), escuchando la voz de la mamá, escuchando los latidos de su corazón, el bebé se va quedando dulce y plácidamente dormido.  Y los portabebés ergonómicos son tan, pero tan cómodos, que a la mamá no le va a incomodar sentir a su bebé bien cerquita, durmiendo.  Y su bebé va a dormir la siesta que necesite, y muchas veces se va a despertar ligeramente, y al ver que sí, que sigue en su lugar en el mundo, va a seguir durmiendo. Muchas mamás se van a preguntar “¿Pero no se malacostumbra si se duerme siempre a upa?”, “¿Es que sólo va a querer brazos toda la vida?”.  Yo pienso que un bebé dormido a upa se bienacostumbra, se acostumbra a que su mamá está cerca cuando él la necesita, se bienacostumbra que no tiene necesidad de llorar hasta el cansancio para que mamá lo alce en brazos, se bienacostumbra a sentirse querido y comprendido.  Y cuando...

Read More

Cómo llegué a ser papá canguro, por Nicolás: «¿Uno de esos papás pelotudos yo? Ni de coña»

Posted by on Feb 17, 2012 in Vivencias | 3 comments

Cómo llegué a ser papá canguro, por Nicolás: «¿Uno de esos papás pelotudos yo? Ni de coña»

Texto de Nicolás García originalmente publicado en el blog Mamá Pata y sus Patitos. Ver los enlaces originales aquí y aquí. Lo reconozco, siempre me reí de los papás que salían orgullosos de paseo con sus hijos en una mochila, los encontraba ridículos. Mi mujer no se reía de ellos pero había algo que no le convencía de aquello. Tampoco teníamos la información con la que contamos hoy en día, pero, intuíamos que algo no cuadraba. Tuvimos nuestra primera hija y lo intentamos con una bandolera comercial (totalmente “ortopédica”, visto lo visto) pero fue un fracaso, estábamos incómodos nosotros y el bebé. Algo seguía sin cuadrar. Tuvimos otro bebé y mi mujer empezó a interesarse por otro tipo de portabebés, yo, ni caso. Para mí era una cosa poco útil, incómoda y, para colmo, que te hacía parecer gilipollas, pero, mi mujer siguió con el tema y en las primeras navidades desde que había nacido Nacho (nuestro segundo hijo) entró en casa nuestra primera mochila ergonómica. Fue una Manduca (que aún tenemos) y para mi mujer fue un éxito desde el primer día. El niño estaba muy agusto y su madre más. Yo, no me la quería poner, insistía, erre que erre, que yo no me la quería poner, que eso no era para paisanos. Un día necesitaba hacer cosas en casa y el bebé no quería otra cosa que cuello… y mi mujer apareció con la mochila de marras y me convenció para ponerla, total, era dentro de casa, nadie me iba a ver. Me gustó, sí, me gustó. A partir de ahí fuí adentrándome cada día un poco más hasta llegar al día de hoy en el que los portabebés se han convertido en una herramienta más para hacer nuestra vida más fácil y no me considero un papá pelotudo por ello. Ahora sí cuadra. Todo tiene una explicación, esas mochilas antiergonómicas (también conocidas como “colgonas”), en las que los niños llevan las piernas colgando, cargando su peso sobre los genitales e incluso colocados cara al mundo, son las culpables de que los padres me parecieran unos pelotudos; la postura es antinatual, además de incómoda e incluso perjudicial para el bebé y para el porteador (además son caras). No creo que nadie las use siendo consciente de que hay otro tipo de portabebés más bien creo que es falta de información, por lo menos esos padres sienten la necesidad de llevar a sus hijos cerca y eso ya es un gran paso. La foto que abre el post es la primera que tengo en la que salgo porteando a un niño, mi hija en este caso. II Parte: Una experiencia de papá canguro: por primera vez a solas con el bebé Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, tenemos tres hijos. Los hemos tenido lo suficientemente seguiditos como para que entre la pequeña y la mayor sólo haya cuatro años y medio de diferencia, pero a su vez, lo suficientemente separados como para que, de vez en cuando volvamos a tener la sensación de inexperiencia que se tiene cuando se tiene el primer hijo. Vamos, esa que te hacer seguir sintiéndote como un pardillo. Supongo que esa sensación quizás no te la quites de encima aunque tengas muchos hijos. Por lo general, dura sólo un rato, hasta que te viene a la cabeza el recuerdo de que eso ya te había pasado o que lo habías visto antes. Eso tranquiliza y te ayuda a llevar mejor las cosas. Os meto este rollo porque, estos días, he vuelto a tener una experiencia con nuestra hija pequeña que ya...

Read More