¿Cómo llegué a ser abuela canguro? Por Mª Carmen: “…y luego la melancolía de llegar a casa y tener que soltarla”

Posted by on Abr 16, 2010 in Vivencias | 10 comments

¿Cómo llegué a ser abuela canguro? Por Mª Carmen: “…y luego la melancolía de llegar a casa y tener que soltarla”

Todas las tardes salía con mi niña en su sillita; solía bajar de paseo al centro de la ciudad: la niña abajo, yo arriba. A veces hablaba con ella, pero no era fácil porque ella tenía que volver la cabecita para mirarme, además el ruido de los coches no facilitaba la comunicación.

Y todas las tardes, a la caída del sol regresaba. Subía la no tan suave avenida que nos conducía hasta casa: la estampa ya era distinta: mi niña sentada sobre mi cadera, yo la sujetaba a la altura de su cintura con mi brazo izquierdo; con el derecho conducía la sillita vacía. A veces la sillita nos traicionaba haciendo algunas eses, que hacían partirse de risa a mi niña y que a mí me obligaron a llevar muñequera durante bastante tiempo. Supongo que volvería cansada, aunque en realidad no lo recuerdo; pero sin embargo sí recuerdo con claridad que mi niña me acariciaba la cara, se abrazaba a mi cuello, parlucheábamos, nos reíamos…

Mi niña ya tiene treinta años y a su vez tiene otra niña. Cuando estaba embarazada me dijo que le gustaría usar portabebés para llevarla cerca. Me pareció una locura: los niños crecen y pronto pesará mucho, te dolerá la espalda…

Luego recordé que yo sin portabebés prácticamente hacía lo mismo. Una bandolera o un mei-tai, a buen seguro me hubiera facilitado mucho la vuelta a casa cada tarde…

Después he podido ver cómo mi hija paseaba con la suya, igual que yo lo hacía, pero de forma mucho más cómoda: sus caritas cerca, sus manos a la distancia del abrazo, el pecho a la altura del amamantamiento, sus respiraciones casi acompasadas…

Y yo también he podido disfrutar de esa paz: la niña –en este caso mi nieta- enfundada en un mei-tai, dormida sobre mi regazo a la hora del paseo, besar su cabecita, canturrearla al oído…, y luego la melancolía de llegar a casa y tener que soltarla.

***Lee el artículo de Red Canguro “Portabebés y abuelos u otros familiares… Un mundo lleno de amor”.***

10 Comments

  1. lactabial

  2. Eva (mama de Rodrigo)

  3. Elena

  4. ARTES

  5. Noelia

  6. Zazu

  7. Mª Carmen

  8. sandra

  9. salamandra

  10. cristinadrian

Deja un comentario