Fulares tejidos: tipos, mezclas y tallas

Posted by on mar 4, 2014 in Guí­as, Textos | 0 comments

Fulares tejidos: tipos, mezclas y tallas

Artículo originalmente publicado en Mis Canguritos, y reproducido aquí con autorización de su autora, Marta Gonzáles  ¡Muchas gracias!

Este texto es la ampliación de un borrador que utilicé en el Hangout de Red Canguro el pasado 25 de febrero de 2014 (podéis verlo en este enlace). Dado que los temas que tratamos suelen generar muchas dudas cuando se empieza en el mundo del fular tejido he decidido ampliarlo y publicarlo aquí. Lo encontraréis también en el blog de Red Canguro.

La sarga y el jacquard

Denominamos fulares tejidos a los fulares no elásticos ni semielásticos, aunque realmente todos son “tejidos” ya que los hilos que conforman la tela se tejen en un telar, ya sea manual o mecánico. Pero se ha generalizado el uso de esta acepción y, por tanto, cuando hablamos de fular tejido nos referimos al fular portabebé no elástico ni semielástico.

Los fulares tejidos, a grandes rasgos, pueden ser de dos tipos, sarga o jacquard. La sarga y el jacquard se diferencian sobre todo en la forma en que los hilos de  la urdimbre (warp en inglés, los hilos fijos en el telar o base del tejido) y la trama (weft en inglés, los hilos que se van entrelazando sobre la urdimbre) se cruzan.

Fular Neobulle de sarga cruzada

Fular Neobulle de sarga cruzada

En la sarga los hilos forman diagonales y crean un característico dibujo en forma de espiga. El color y/o las rayas del fular son las mismas en ambas caras.

Dentro de la sarga hay subtipos: diamante (los hilos se cruzan formando rombos o diamantes, casi iguales en ambas caras) y diagonal (se forman diagonales pero la tela tiene un revés y un derecho). La sarga diamante se usa bastante en fulares portabebé y se obtienen  tejidos muy manejables y suaves incluso de nuevos, fáciles de anudar y ajustar. La sarga diagonal está en desuso debido a que una de las caras del fular tiene un aspecto más basto.

Fular Girasol de sarga diamante

Fular Girasol de sarga diamante

Fular Colimaçon de tejido antiguo: sarga diagonal

Fular Colimaçon de tejido antiguo: sarga diagonal

En el jacquard se utiliza un telar más complejo y es necesario tener unas plantillas con los dibujos que se quieren recrear. Los hilos de trama y urdimbre se cruzan para formar dibujos que pueden ser a uno, a dos o a tres colores. En cada cara ser verá el dibujo con un color diferente, como si fuera un positivo y un negativo.

Fular Pavo de jacquard a tres hilos

Fular Pavo de jacquard a tres hilos

Fular Didymos de jacquard a tres hilos

Fular Didymos de jacquard a tres hilos

Fular Didymos indio de jacquard a dos hilos

Fular Didymos indio de jacquard a dos hilos

Estas dos técnicas dan lugar a tejidos muy resistentes, tanto al peso como a la tracción, muy moldeables y adaptables y a la vez indeformables, ya que recuperan la forma tras el uso.

Esto hace que sean especialmente indicados para el uso en fulares portabebé.

Se suele decir que la sarga tiene mejor soporte que el Jacquard y  que se ajusta mejor, pero esto no es así o decir esto es generalizar demasiado. Los tejidos Jacquard han evolucionado mucho y ya no se confeccionan solamente tejidos finos que requieren especial cuidado en el ajuste y la colocación. La variedad de grosores, hilos, mezclas y materiales ha crecido tanto que es posible ahora mismo encontrar fulares de Jacquard de muy variados grosores y soportes.

El Jacquard ya no es un tejido secundario en el mundo del porteo sino que está llegando a desbancar a la sarga debido a la variedad de diseños y composiciones que se pueden lograr.

Características del fular tejido

Los fulares tienen unas características que los hacen especiales y los diferencian de cualquier otra tela. Además de la elasticidad únicamente en diagonal, no en horizontal ni en vertical, que puede encontrarse en la mayoría de tejidos y no sería un signo tan distintivo, otros aspectos a tener en cuenta son:

-          Suelen confeccionarse en tejidos orgánicos.

-          Los tintes están libres de metales pesados y son aptos para estar en contacto con la piel, la saliva del bebé…

-          Soportan test de calidad y soporte de peso (más de 600 kilos).

-          Los hilos se tiñen antes de tejer por lo que es más difícil que sufran desteñidos durante el lavado.

-          Incluyen instrucciones de anudado y etiquetado.

-          Disponen de garantía.

-          Tiene un ancho y largo indicado para recoger correctamente el cuerpo del bebé y permitir hacer los nudos recomendados con cada talla.

-          Bien colocados resultan cómodos en los hombros y distribuyen el peso correctamente.

-          Ofrecen agarre, la tela no tiende a desajustarse debido a su trama y su textura.

Los fulares portabebés pasan test en laboratorios independientes en base a la normativa europea EN13209-2:2006 relativa a portabebés. En esta normativa se regula, entre otros aspectos, la resistencia, la inflamabilidad, el etiquetado y las instrucciones.

Materiales de los fulares tejidos

Se diferencian según su origen en:

Fibras de origen vegetal: algodón, lino, cáñamo, ramio, kapok, bambú…

Fibras de origen animal: lana, alpaca, cachemira, seda y seda tussor…

Fibras artificiales: viscosa, metales…

ALGODÓN

El material base de la mayoría de los fulares es el algodón; lo más habitual, aunque hay excepciones de fulares que no llevan algodón (Natibaby por ejemplo fabrica fulares de viscosa de bambú y lino), es que un porcentaje del hilo, que suele ser igual o superior al 50%, sea de algodón.

Fibra de algodón (imagen de www.didymos.de)

Fibra de algodón (imagen de http://www.didymos.de)

Se tiende en casi todas las marcas de fulares a utilizar algodón orgánico. El algodón orgánico suele estar certificado por el GOTS, en español la Norma Textil Orgánica Global: http://www.global-standard.org/es/

En esta norma se regula todo el proceso de obtención del algodón orgánico, desde el cultivo y la producción, hasta el teñido y el etiquetado, pasando por los aspectos sociales. Básicamente se resume en los siguientes puntos:

-          Rotación de cultivos para no sobreexplotar la tierra.

-          Control biológico de plagas, sin pesticidas.

-          No se cultivan plantas modificadas genéticamente.

-          Cosecha a mano.

-          Comercio justo.

-          Control de tintes y fabricación.

-          Etiquetado.

También suelen contar con el certificado Oeko-Tex Standard 100 que garantiza que el tejido no contiene sustancias nocivas para la salud y que es fiable para el consumidor.

El algodón usado en la confección de fulares portabebé es de fibra larga, que resulta menos abrasivo en caso de fricción, más suave y más fácil de manejar que un algodón de fibra más corta. Debido a que los fulares rozan durante el ajuste nuestra piel y la de los bebés, es un aspecto muy a tener en cuenta, ya que un fular casero, aunque esté realizado en algodón 100%, posiblemente rozará más nuestra piel y la del bebé y dejará más marcas.

Los fulares de algodón 100% pueden variar mucho en soporte y comodidad según el grosor del hilo y el dibujo con el que se hayan tejido (esto se nota sobre todo en el jacquard). Fulares de hilo grueso y trama marcada pueden proporcionar tanto o más soporte y agarre que mezclas con lino, cáñamo, etc.

LINO Y CAÑAMO

El lino y el cáñamo son fibras vegetales muy resistentes y cuando se usan combinados con el algodón dan como resultado fulares de buen soporte, incluso siendo hilos finos, cómodos y resistentes.

Fibra de lino (imagen de www.didymos.de)

Fibra de lino (imagen de http://www.didymos.de)

El lino es una fibra fresca recomendada especialmente para el verano y climas húmedos y calurosos. Es habitual que tenga irregularidades y nudos. Suele ser áspero al tacto cuando el fular está nuevo pero con uso resulta suave y manejable. Requiere práctica para anudar sobre todo en fulares nuevos.

Fibra de cáñamo (imagen de www.didymos.de)

El cáñamo es muy resistente y absorbe mucha humedad (hasta un 30% de su volumen) por lo que es menos aconsejable para climas muy húmedos. Es también termorregulador por lo que puede usarse con comodidad tanto en invierno como en verano. Es duro en fulares nuevos pero se ablanda con facilidad y resulta fácil de anudar con poco uso.

Fular tejido 100% cáñamo

Fular tejido 100% cáñamo

Ambas fibras deben lavarse con detergentes líquidos ya que se deterioran mucho por la acumulación de detergentes en polvo.

RAMIO Y KAPOK

Son dos fibras aún poco usadas en los portabebés.

Ramio (imagen de www.didymos.de)

Ramio (imagen de www.didymos.de)

El ramio es una fibra vegetal procedente de una especie de ortiga asiática. Su extracción aún no está automatizada por lo que resulta cara de obtener. Se caracteriza por su resistencia y por su brillo, sería la “seda vegetal”. Tiene la estética de la seda y el soporte muy cercano al lino pero es una fibra más fina por lo que suelen producirse fulares de grosor medio-fino.

Kapok (imagen de www.didymos.de)

Kapok (imagen de http://www.didymos.de)

El kapok es también vegetal, procede de un árbol llamado ceiba y se ha usado tradicionalmente como relleno (miraguano o guata). Es una fibra cálida y esponjosa, muy buena reguladora de la humedad. Da como resultado fulares muy fáciles de ablandar, muy suaves y sencillos de usar, muy cómodos en los hombros.

BAMBÚ: NATURAL Y VISCOSA

El bambú puede procesarse de forma natural, extrayendo la fibra del tallo de bambú directamente, con un proceso relativamente moderno y respetuoso con el medio ambiente. Esta sería la fibra natural de bambú, que es resistente y termoreguladora.

Fibras de bambú (imagen de www.didymos.de)

Fibras de bambú (imagen de http://www.didymos.de)

Pero también se puede procesar de forma artificial, obteniendo la fibra de viscosa a partir de la celulosa del bambú. El proceso puede resultar altamente contaminante si no se controla. Se obtiene una fibra muy suave pero también muy resbaladiza, que resulta en fulares que tienden a desajustarse más fácilmente con niños pesados.

LANA, ALPACA, CACHEMIRA

Son fibras de origen animal extraídas del pelo de la oveja (normalmente merina), la alpaca y la cabra respectivamente.

Se trata de fibras cálidas, que repelen la humedad y protegen del frío, ideales para climas fríos y húmedos. Requieren cuidados especiales como el lavado a mano o con programas delicados y evitar el centrifugado.

Se obtienen fulares muy suaves, bastante elásticos, blandos en los hombros, con buen soporte sobre todo cuando se usan fibras gruesas.

La alpaca se caracteriza además porque no tienen lanolina y es más recomendable para alérgicos. Es más suave, ligera y cálida que la lana, especialmente la del primer esquilado del animal, llamada baby alpaca.

La vicuña es otro tipo de lana que se obtiene del animal del mismo nombre. Es muy exclusiva y cara.

SEDA Y SEDA TUSSOR

Son fibras extraídas de los capullos de los gusanos de seda. En el caso de la seda el gusano muere, mientras que en la seda tussor el gusano vive y rompe el capullo por lo que se obtiene una fibra más irregular.

Se obtienen fulares muy suaves y brillantes, con soporte sobre todo cuando se usa hilo grueso.

FIBRAS METÁLICAS

Se utilizan rara vez en los fulares y en un porcentaje muy bajo (en torno a un 5%). Su función en el fular es puramente estética, ya que ofrece acabados brillantes, metalizados y artificiales.

Tallas de los fulares

Las tallas de los fulares no están estandarizadas aunque, en general, de una talla a otra suele haber una diferencia de 50 cm. Algunas marcas como Colimaçon et Cie y Lana marcan sus tallas en los metros y los medios metros (3 metros, 3,5 metros, 4 metros, etc.) mientras que Didymos, Hoppediz, Storchenwiege, Neobulle, etc. utilizan otras medidas que pueden variar en unos 10 cm de unas marcas a otras.

Las tallas estándar de Didymos son:

Talla 2 –> 2,70 metros

Talla 3 –> 3,20 metros

Talla 4 –> 3,70 metros

Talla 5 –> 4,20 metros

Talla 6  –> 4,70 metros

Talla 7  –> 5,20 metros

La talla habitual para hacer la mayoría de nudos en personas de constitución media es la talla 6. Usando menos de una talla 42 y teniendo experiencia en el uso de fulares la talla 5 también es una talla multinudos (permite tanto nudos de una capa como de varias capas). Si se usa más de una talla 44-46 es recomendable hacerse con un fular de talla 7.

Las tallas cortas, como la 2 y la 3 se suelen usar para nudos rebozo, bandolera, cadera…

La talla 4 es la talla por excelencia para el canguro, tanto delante como detrás.

Con las tallas 5, 6 y 7 (según talla del porteador) es frecuente hacer cruz envuelta, doble hamaca, mochila cruzada, etc.

Artículo y fotografías de Marta González, prohibida la reproducción total o parcial sin autorización expresa y sin citar la fuente.

No Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Nudos para fular corto | Asesoras Continuum - […] . Un excelente artículo para conocer más a fondo los tejidos nos lo encontramos en el blog de …
  2. Escoger la talla del fular | Roxoninos - […] Red Canguro: Fulares tejidos: tipos, mezclas y tallas […]

Deja un comentario